miércoles, 30 de septiembre de 2009

MAR DE MI ESPERANZA

Óleo de Arriaga


¡Ay, mar de mi esperanza!
Eres tan ocultamente soñado,
nostalgia pura y sangrante
de todos mis amores pasados,
presagio de hondas añoranzas,
y tu, tan eternamente callado…


Por ti y tu canto, piélago salado,
abandono la tibieza de mi hogar,
por ti y tu promesa, abandono
un cálido y dulce amor
y tu, tan eternamente callado…


¡Dime algo, promete, jura!
Que, bajo tu amparo, mi destino
será apacible, sereno, claro…
Aleja de mi borrascas y rayos,
espumantes escollos, cantos
de engañosas sirenas y tronantes
y celosos Bóreas vengativos.


Aunque yo se bien, que algo
dramático me tienes reservado,
pues nunca dejas escapar de tu seno
a los que ilusoriamente te amaron,
y a fuer de buen amante, te digo
que en esta vida, que es singladura
eterna, a amar nadie me ha ganado.

Marzo de 2003


NITO