martes, 11 de mayo de 2010

CUANDO EL GRAFFITI ES ARTE


Serenados ya un poco los pulsos desde nuestra primera reacción, justificada quizás, tras la detención y multa de todo un señor profesor de Literatura de nuestra Universidad, pillado infraganti mientras pintaba un descomunal, peludo y sentencioso falo, en su propio barrio del Albaicín.

Tratando de ver, comprender y juzgar con ecuanimidad las cosas, confieso que permanezco tan confundido como antes y sin ver claro: ¡Mecagun-mis- estudios…!

Los profanos en la materia asociamos el graffiti (en el mejor de los casos) con letras gigantescas de colores chillones o escenas de temas relacionados con la cultura hip-hop. Pero hay tantos estilos de street art como artistas.

Quisiera hablaros del Niño de las Pinturas. Que es tanto como hablar de una parte importante del graffiti granadino. Ya han pasado años desde que este artista (porque es un artista), nos siga regalando su arte en los muros a escondidas, evitando a la policía.

Después de tantos años nada ha cambiado: Un vacío legal, utilizado por la Administración Municipal como excusa, hace imposible la autorización para la realización del graffiti y por tanto sigue estando penado con fuertes multas.

2


A mí me surgen multitud de interrogantes y no acabarían nunca. -Mira, Niño:

- ¿ Justifica tu arte (en el supuesto de que lo sea), que vayas pintando por paredes y rincones de tu ciudad…?

- Y si es arte y tienes el consentimiento del dueño ¿es lícita la pintada…?

- ¿Y si el dueño del inmueble te autoriza, y has pedido el correspondiente permiso al Ayuntamiento (aunque éste haga silencio administrativo, pillado en su propia Ordenanza), por qué te multan…?

- Y si tienes todos los permisos del mundo, pero tu pintura hiere mi sensibilidad… ¿es lícita, igualmente, tu pintada…?

- ¿Y si tus métodos callejeros no eran más que una bien estudiada estrategia para dar a conocer tu pintura en una ciudad en la que tan difícil es sobresalir, dado el número de buenos pintores que hay en ella…?

3


Resulta que este Niño (ya no tan niño pues acaba de cumplir 33 añitos la criatura), expone (“Ke nadie te Silencie” en Pupa Tattoo Art Gallery), que da conferencias en nuestra Facultad de Bellas Artes, que viaja al extranjero a requerimiento de entidades culturales, mostrando el arte de sus pintadas callejeras (Caracas, Lisboa, México, Hungría, París…)

Hay cuestiones innegables (entresaco del Blog “Subcultura”):

-“El día 7 de Febrero, Raúl, El Niño de las Pinturas, ha sido denunciado mientras pintaba.

4


El caso es que el Niño tenía la autorización del propietario del inmueble e incluso había solicitado permiso al Ayuntamiento en virtud de la Ley de Ordenanza Cívica del Ayuntamiento de Granada.

El vacío, o la trampa legal, que impide a los escritores de graffiti realizar su trabajo adquieren por momentos tintes kafkianos.

Aplastar a multas a estos artistas es negar al resto de la ciudadanía el disfrute de su trabajo, tan apreciado dentro y fuera y tan denostado por nuestro Ayuntamiento. Como dice Belin, otro gran artista, en cincuenta años se hablará del Niño como de Lorca, y de lo ingrata que fue Granada con él.

-Otro sí digo que, a la par que ha creado un camino para atajar, ha creado una escuela con muchos seguidores y, en Granada, ya hay una ruta turística en pos de las Pinturas del Niño a la que acuden infinidad de visitantes. Basta abrir el programa informático “Google Earth”, colocarte encima del barrio del Realejo, para observar la multitud de iconos fotográficos con lo mejorcito de sus murales para corroborar lo que digo.

5
NITO

.

3 comentarios:

Manuel Espadafor dijo...

El niño de las pinturas, además de ser gran artista, es respetuoso, algo de lo que carecen los grafiteros de mala muerte, que ni tienen arte ni "na" sino que lo ensucian todo.

ali dijo...

¡¡ahh esto si que es arte!! y ¿ a el lo multan?? ¿ por que? y a otros que hacen daño y ensucian no les pasa nada ¬¬ ¿ el mundo al revés?

me encanta este blog^^

Antonio Montufo Gutierrez dijo...

Desde luegi, mi querido Nito, has sacado en estas últimas intervenciones murgueras un tema tan candente como polémico cual es el de los grafitos que por desgracia ensucían y estrpean nuestros muras y calles. No hay más que pasarse y ver elmuro del palació de Dar-Al-Horra cuya base no es ni mas ni menos que los restos del Palacio Zirí del rey Badis del siglo XI y como lo tiene los gamberros e hijos de puta de algunos grafiteros me recuerdan ,as palabras de Al-Saquundi cuando en el siglo XIII escribe: Granada es el Damasco de Al-Andalus,pasto de los ojos, elevación del alma.Tiene una alcazaba inxpugnable, de altos muros y edificios espléndidos" ¿Como se quedaría si diese un paseo por la misma en la actualidad?.
Como simpre enhorabuena.
Antonio Montufo Gutiérrez