miércoles, 30 de diciembre de 2015

Catalina, el nuevo cometa que se acerca a la Tierra


"El regalo" de esta Navidad de 2015
El 31 de diciembre, esta roca con una cola de 800.000 km de largo será más fácil de localizar en el cielo

Los cometas que se acercan a la Tierra en fechas cercanas a la Navidad tienen un atractivo añadido. Resulta irresistible acordarse de la estrella de Belén (denominado por algunos Cometa Pascual) y, por otro lado, los agoreros encuentran en la visita una nueva oportunidad para pronosticar desgracias y males de todo tipo sobre el año 2016. En realidad, el cometa que estos días merodea la Tierra no nos anuncia nada, pero nada de nada, ni bueno ni malo, con la excepción de su propia presencia, que resulta fascinante, desde luego, pero no más allá del punto de vista astronómico.


Se trata del cometa C/2013 US10, más conocido como Catalina, nombre que se debe al observatorio de Arizona (EE.UU.) desde el que fue visto por primera vez hace un par de años. Proveniente de la nube de Oort, en los confines del Sistema Solar, sufrió un empujón gravitatorio producido por el paso de alguna estrella cercana que lo precipitó a nuestro vecindario. Este viajero espacial alcanzó su máximo acercamiento al Sol, llamado perihelio, el pasado 15 de noviembre. Entonces se movía a una velocidad de 166.000 km por hora entre las órbitas de la Tierra y Venus. No se arrimó demasiado a nuestra estrella. El 23 de noviembre se convirtió en un objeto visible en el hemisferio norte, aunque algo más tenue de lo esperado.

 El cuadro de "La Adoración de los Reyes Magos" de Giotto. 
Obsérvese el cometa en la parte superior de la pintura.

Aquellos que aún no han tenido la oportunidad de localizarlo en el cielo lo encontrarán más fácil en Nochevieja y Año Nuevo. El último día del año, el cometa se aproximará a Arturo, la estrella más brillante para los habitantes de la mitad norte del planeta y una excelente referencia para los aficionados a la astronomía.


El cometa Catalina viaja ahora mismo a 46,4 kilómetros por segundo, que es un poco más que la velocidad de escape del Sol a esa distancia. Es decir, tiene suficiente impulso para escapar de la atracción gravitatoria de la estrella. No obstante, la perturbación gravitacional del Sol lo expulsará del sistema solar y, bueno… no volveremos a verlo nunca más, como dice cierto villancico sobre lo de que “La Nochebuena  se  viene, la Nochebuena se va, y nosotros nos iremos y no volveremos más…”

.
Mientras tanto, tendremos una oportunidad única de observar el cometa a simple vista. El 17 de diciembre de 2015 se convertirá en un objeto visible en el hemisferio norte. El día de Año Nuevo estará a sólo un grado de Arturo, la estrella más brillante del cielo. El 17 de enero de 2016 estará a 108 millones de kilómetros de la Tierra, pero su magnitud habrá pasado de 8 a 5.

Conjunción aparente entre los planetas Júpiter, Marte, Venus y el cometa.

NITO