miércoles, 11 de marzo de 2015

EL AVIÓN “SOLAR IMPULSE”

El avión solar completa su primer vuelo nocturno.

El primer avión diseñado para volar día y noche sin combustible, aterrizó el pasado viernes, 9 de Julio, a las 9 de la mañana en el aeropuerto de Payerme (Suiza), tras completar con éxito su primer vuelo nocturno, El "Solar Impulse" HB-SIA estuvo en el aire 26 horas sin emitir ni un solo gramo de CO2, gracias a la energía captada por 10.750 células fotovoltáicas instaladas en sus alas. Tras la puesta de sol, los cuatro motores eléctricos del aparato siguieron funcionando gracias a la energía acumulada durante el día en sus baterías.

3
"Estamos rozando el vuelo perpetuo", declaró eufórico a la agencia Reuters el padre del proyecto, el explorador suizo Bertrand Piccard (hijo del inventor del Batiscafo). El vuelo del HB-SIA ha sido el más largo de la historia de los aviones solares y el que ha alcanzado una mayor altura, 8.564 metros. Pero su gran logro ha sido demostrar "que la energía solar no tiene límites", ni siquiera la noche, como explicó el ingeniero Philippe Lauper, de la empresa Altran, responsable de buena parte del diseño de la aeronave.
Antecedentes: Los primeros intentos
La vuelta al mundo.
"Acabo de volar 26 horas sin usar una gota de combustible y sin causar contaminación", presumió el piloto y co-fundador del proyecto, André Borschberg, tras salir de la cabina del avión. Durante su aventura, el aparato alcanzó una velocidad de 126 kilómetros por hora, aunque la media del vuelo fue de tan sólo 43 kilómetros por hora.
El próximo objetivo del proyecto Solar Impulse, con un presupuesto de 40 millones de euros, es cruzar el océano Atlántico y, en un par de años, dar la vuelta al mundo haciendo escalas en los cinco continentes.


NITO