miércoles, 31 de diciembre de 2014

UN RELOJ CON MALAFOLLÁ




Una Nochevieja con mala uva.

Repasando las efemérides granadinas, referentes a pasadas navidades, me encuentro con un texto que nos relata el Blog “Tras la Cámara” (Historias de un reportero), que no tienen desperdicio.
“Granada, Nochevieja de 1994, las campanadas de fin de año que Canal Sur TV retransmitía en directo desde la Plaza del Carmen para toda Andalucía no sonaron. Mientras,  a pocos kilómetros de allí, en la población alpujarreña de Bérchules un apagón había enojado a sus vecinos que se quedaron con las uvas en la mano. Ahora celebran el fin de año cada primer sábado de agosto.

El motivo de retransmitir las campanadas de fin de año desde Granada fue la elección de Sierra Nevada como sede de la Copa del Mundo de Esquí en 1995. La cadena fichó para la ocasión al cordobés Matías Prats padre, famoso por ser la voz del NO-DO así como por su comentarios taurinos y de partidos de fútbol. Para retransmitir el evento en directo se desplazó una unidad móvil de televisión con cinco cámaras, una la operaba yo desde un practicable situado frente a la fachada del ayuntamiento granadino. La gente, que llenaba la plaza, estaba muy animada, cargados con la parafernalia habitual. Algunos lucían pancartas alusivas a la Copa del Mundo de Esquí.

Cuando el reloj marcaba las doce y todos, con la uva de enero en la mano, esperábamos la primera campanada… ¡no sonó!  -Se hizo un plomizo silencio y la aguja pasó al otro año sin que nos hubiésemos comido uva alguna. El enfado en la plaza fue notable, y entonces, en la retransmisión televisiva, con su singular voz, grave y profunda, el ya octogenario Matías Prats sentenció: “El tiemmmpo se ha retrotraído en Granada…”
Muchos pensaron que la culpa de que no sonaran era de Canal Sur pero lo que sucedió fue que el encargado del reloj olvidó dejar conectado el sistema de audio y, claro, no sonaron. Desde entonces siempre que se retransmiten las campanadas de fin de año se graban previamente por si el del reloj tuvo un mal día. Pareció un mal augurio porque ese invierno las nevadas fueron tan inusualmente escasas en Sierra Nevada que se tuvo que suspender la Copa del Mundo de Esquí por falta del blanco elemento y se hubo de celebrar al año siguiente.



-oOo-

Un reloj con mafollá.

Más anecdótica y completa, si cabe,  es la versión que de este mismo suceso malafollesco granadino nos hace César Girón (Nuevas curiosidades granadinas):

“ …Al año siguiente le tocó el turno a la capital, a Granada. El relojero del ayuntamiento dejó sin campanadas, sin uvas y con cara de póker, a propios y extraños. Aquel año todo estaba preparado para que por primera vez Granada fuese la protagonista y sede de las campanadas oficiales de Andalucía, ¡Y lo fue…!
El reloj de la Plaza del Carmen se averió minutos antes de la media noche. Las doce campanadas no sonaron. Canal Sur Televisión había realizado todo un despliegue técnico y humano para retransmitir  las campanadas desde Granada, por primera vez, como un símbolo del año que comenzaba, que venía repleto de sucesos  para nuestra tierra, muy especialmente, el Mundial de Esquí que como después fue, tuvo que aplazarse por la falta de nieve hasta el año siguiente -1996- , y la partida del Rally París-Dakar que aquel año salió de granada por primera vez.


Aquel fatídico año de 1995, el más duro en términos de sequía que se recuerdan, comenzó con “el infortunio” municipal.
Miles de andaluces presenciaron desde sus receptores, “en vivo y en directo”, la imagen muda del reloj del Ayuntamiento de Granada, que además, iba con un minuto de adelanto. Y se quedaron, esperando, con las uvas en la mano. En la Plaza del Carmen, abarrotada de público, ocurrió otro tanto.
Paradójicamente, el ayuntamiento acababa de gastar 60.000 pesetas para revisar “minuciosamente” la maquinaria  del reloj que pese a todo, falló-



Todo estaba preparado.
“Todo está bajo control” parece que dijo un representante del entonces equipo de gobierno municipal que presidía el alcalde Quero Molina a preguntas, días después, de un representante de la oposición. Fue al alcalde a quién más disgustó el suceso, porque las arcas municipales en aquella época atravesaban un paupérrimo estado de liquidez. El país estaba saliendo de la profunda crisis económica repuntada en 1993 y el Ayuntamiento tuvo que habilitar días antes un crédito de 60.000 pesetas para revisar la maquinaria del reloj y asegurarse de la presencia del relojero en la plaza del Carmen durante la Nochevieja, que estuvo allí pero sólo justo un minuto antes de las doce. Como se ha dicho, las campanas no sonaron. No falló la maquinaria según se supo y se dijo días después.


El incidente provocó un profundo malestar político y ciudadano. “Granada hizo el ridículo en Nochevieja ante toda Andalucía” opinaron los representantes de las fuerzas políticas de la oposición. Pero el único ridículo lo hizo realmente el relojero, que dijo que “el reloj estaba perfecto. Sólo le desconecté las campanadas a partir de la medianoche para no alterar el sueño de los vecinos”.
Guillermo Soria en su viñeta de Ideal tildó al reloj de “Malafollá”, auténtica expresión lingüística granadina  que resume de un solo trazo el sentimiento de rabia, cabreo, sorpresa, absurdez, denuedo y soledad que un suceso como éste provoca en un momento tan puntual y esperado, que inesperadamente se ve alterado".


-oOo-

Puntualizando,  y para terminar,  yo diría que el auténtico malafollá de aquella malhadada ocasión no fue el pobre reloj, sino su relojero y también –no lo olvidemos-  la malafollesca Primera Ley de Murphy: «Si algo puede salir mal, saldrá mal».

En cualquier caso, y al margen del capricho del destino, pensemos en positivo:

“Feliz quién ve sus horas en dorado presente”.



NITO

lunes, 22 de diciembre de 2014

EL ENIGMA DE LAS HORAS DORADAS



Buen lema:
“Feliz quién ve sus horas en dorado presente”.

Tan bueno que estoy pensando en hacerlo Enigma Murguero.
Lástima que la gente -(¡Ah, ese pueblo infiel…!), no me secunde, entretenido como está con el turrón navideño.

¡Pero voy a lanzar un órdago, que puñetas…!

Primera pista: “No busques en libros profundos de arte o historia: Es corriente y vulgar.
Este lema aparece –como accesorio- en un edificio granadino muy emblemático. Tú has pasado infinidad de veces por debajo. Pero quizás los problemas que ibas a resolver allí, no te dejaron la oportunidad de mirar hacia arriba.”

Recuerda:   “Feliz quien ve sus horas en dorado presente”




 -oOo-

“Feliz quién ve sus horas en dorado presente”.


Segunda pista.-

Este lema reza en círculo su feliz augurio.
Cincelado en duro metal, se presenta
él mismo como esclavo del ritmo y del tiempo
a la par  que grita: ¡Corro, soy imparable,
 pero nunca, nunca jamás tengo prisa!
Dos brazos tengo aunque desiguales
y a mi ritmo se mueren los mortales.




-oOo-


Tercera pista.-

¡Por  el caballito de las nueve bolas!
Y qué pronto al fin se supo descubrir
que el enigma escondido fuera reloj
lo que profundo enigma parecía.
Está claro pues, que de un reloj se trata, más…
¡Tate, amigo, que esto aún no ha acabado!:
Nadie dijo dónde ni de quién: Ya fuera de iglesia,
torreón, convento o fiscalía, y por no decir,
nadie me dijo si en calle, plaza o sacristía.

-oOo-


He aquí la solución al enigma.- Fin de la charada.


NITO

sábado, 13 de diciembre de 2014

LA PASTELA MORUNA



Especialmente indicado para estas fiestas, he aquí  lo que he venido en llamar, el “Plato de las tres Culturas”  -árabe, cristiana y judía- pues el resultado es tan rabiosamente exquisito, que pronto fue el preferido de los pueblos que habitaban en  las dos orillas. La pastela o "bastela" es una especie de empanada hojaldrada rellena de casi cualquier cosa, fundamentalmente  de pollo, aunque la auténtica se hace de pichón.

Es uno de los platos típicos de Marruecos más deliciosos. La creencia popular dice que es de origen morisco-andalusí, y que fue llevada al norte de África por los árabes expulsados de Al- Ándalus en el siglo XV. Sin embargo,  a la vez, se defiende que si esto hubiera procedido del Al Ándalus  (finales del s. XV), la cocina española la hubiera adoptado y sería hoy parte de nuestra cocina.

 En todo el Magreb, es pues,  una rica receta que se elabora en bodas, fiestas y en otras ocasiones familiares. Aunque la fórmula genuina se hacía de pichones, hoy en día la cocina marroquí la elabora de muy diversos rellenos: Carne de pollo, de mariscos, de pescado, de verduras y carnes, etc.; pero la más conocida se hace con carne de pollo muy condimentada con pimienta, azafrán, canela, azúcar, y frutos secos,  etc. En Marruecos actualmente forma parte de todos los menús de los restaurantes.

 Para mí, el secreto es cambiar los pichones por alitas de pollo deshuesadas y desmigajadas con los dedos. Y, aunque parezca una profanación de la fórmula genuina, no desmerece un chorreoncito de Málaga Virgen.


Recién salida del horno

 Pastilla Sefardí y la pasta filo
Plato tan gustoso y deliciosamente preparado, no escapó de ser copiado, y aún mejorado, por los Sefarditas (judíos españoles afincados igualmente en el Norte de África. Whole kitchen en su Propuesta Salada para estas fiestas, nos invita a preparar este clásico hojaldre.
Su nombre ladino -en sefardí- es la pastilla. El rabino Robert Sternberg, autor del libro La Cocina Sefardí (editorial Zendrera Zariquey) cuenta que “la pastilla es un plato moruno que llegó a Marruecos a través de los musulmanes andaluces y que los judíos de Marruecos lo copiaron.  La pastela o pastilla es un plato de gran delicadeza, su preparación es muy laboriosa y sólo se hace en ocasiones especiales, como bodas o para agasajar a invitados ilustres". La versión judía de la pastilla se hace con aceite de oliva y la musulmana con mantequilla.

Así pues, la pastela, bastela o pastilla, es una empanada de lujo con origen incierto en Al-Ándalus. Si preparamos nosotros mismos la pasta filo, el mayor lujo de este plato sería su lenta preparación y el derroche impagable de nuestro tiempo: Como digo, un verdadero lujo.
El relleno, por su parte, es una receta de un libro de cocina sefardí. En él se sustituyen las tradicionales palomas por pollo. Junto al relleno de las hebras de pollo cocinadas se incluye una capa de almendras fritas con azúcar y canela. La alternancia de capas le da una textura crujiente y a la vez jugosa al relleno.


La gran nevada con el azúcar glas

Ingredientes
Pasta brisa 8 ó 10 hojas
 Medio k. de pechuga de pollo picada.
Almendra tostada y picada (no muy fina) 150 grs.
Cebollas  2 o 3 (según tamaño)
Una cucharada de perejil picado
 50 gr. de piñones (un puñado)
 50 gr. de pasas sultana -sin pepitas- (un puñado)
Un decilitro de aceite
Pimienta al gusto.
Un cubito caldo de pollo o sal.
Hebras de azafrán.
Media cucharadita de cúrcuma.
Media cucharadita de canela.
Media cucharadita de jengibre.
Azúcar moreno unos 70 gramos.
Tres o cuatro huevos.
Azúcar glas y canela para la cobertura.


La prueba de su exquisitez

Modo de preparación del relleno
Picar la cebolla finita y pocharla en una sartén y añadir la carne hasta que esté un poquito hecha. Mezclar las almendras, la canela, la cúrcuma y el jengibre y el perejil. Seguir rehogando hasta que se mezcle todo. Añadir las hebras de azafrán, el azúcar, los piñones, las pasas y seguir rehogando.
Batir los huevos y mezclar con la masa anterior hasta que cuaje el huevo sin que se nos pase. Dejar reposar la masa resultante unas tres horas como mínimo.
Nota.- Este proceso es totalmente manual. Pero también se puede realizar con la Thermomix, que ahorra mucho tiempo y sale igual de exquisita.

Otros modelos, otras cocinas (Del Blog "Un pedazo de pan")

Realización de la pastela
En un recipiente apropiado pintamos con mantequilla el fondo y se va cubriendo con las láminas de pasta filo pintando cada una de ellas con mantequilla, dejando que sobre por los bordes para poder cubrir  la masa luego. En el centro se pone toda la masa apretando un poquito, cerrando con los bordes sobrantes, e incluso sobreponemos algunas hojas más que tapen imperfecciones de la empanada y se pinta todo con huevo batido y mantequilla.
Se hornea durante 30 ó 40 minutos a 180º hasta que se dore la superficie.



Fantasía y buen gusto decorando (De mundoRecetas.com)

Presentación
Puede decorarse la pastilla jugando con el azúcar y la canela con unas plantillas de decorar tartas. Puede recortarse una plantilla en papel también con cualquier motivo decorativo o incluso con letras.

Del Blog "A la mesa y rico"

NITO