sábado, 18 de enero de 2014

EL PINTOR OLVIDADO DEL REALEJO



Bertuchi: La luz norteafricana 

Antes, mucho antes que yo conociera Granada, ya conocía gran parte de la obra pictórica de Mariano Bertuchi. En la Escuela Unitaria de Beni Enzar –Melilla- (¡Ay, aquel inconmensurable Don José…!), o en casa,  copiábamos postales de Bertuchi como temas de dibujo o pintura (mi padre era un gran entusiasta del pintor).
Bertuchi estaba presente en todas partes de aquella sociedad: Revistas ilustradas, carteles de turismo, libros, sellos de correos…

Tánger

La sorpresa fue cuando descubrí, ya viviendo en la Ciudad de los Cármenes, que era granadino y del Realejo. Y otra sorpresa fue descubrir que aquí casi nadie lo conocía (y mucho menos su obra).
Mariano Bertuchi Nieto nació el 6 de febrero de 1884 en el barrio del Realejo, concretamente en la casa número 2 de la calle Escutia, entre las calles Jarrería y Cuesta de los Monteros. En algunas fuentes he encontrado que fue en el número tres. Afortunadamente dicha vivienda está aún en pie, y se afirma que en su fachada hay una placa erigida el 24 de junio de 1956 por iniciativa de la Escuela de Artes y Oficios y el Ayuntamiento de Granada. Dicha placa, compuesta por un medallón de bronce y una lápida de mármol gris de Loja, fue realizada como homenaje al pintor apenas un año después de su fallecimiento en Tetuán, el 20 de junio de 1955.
Yo confieso no haber encontrado rastro alguno ni de esa placa ni trazas del pintor, salvo los pintarrajos grafiteros y la tristeza y decadencia de la calle.

Calle casa natal de Bertuchi
.
Bertuchi, niño precoz, a los ocho años de edad recibe el diploma de la Academia Provincial de Bellas Artes de Málaga, donde estudiaba, y a los doce obtuviera el título de Socio de Honor del Liceo Artístico.
Contaba con tan sólo once años cuando debutó en la Exposición del Corpus Christi de 1895, que fue organizada por el Centro Artístico en su antiguo local de la Cuesta de Cuchilleros, concurriendo con algunos cuadros de temas granadinos. También participaron en dicho certamen unos jóvenes pintores desconocidos llamados José María Rodríguez Acosta y José María López Mezquita.




En 1900 expone en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, siendo discípulo en sus inicios del gran paisajista José Larrocha y de la Academia de Bellas Artes de San Felipe. Poco tiempo después, ya confirmado su talento para la pintura, completaría sus estudios en la Escuela Madrileña de Bellas Artes de San Fernando, con Antonio Muñoz Degraín de profesor.



Desembarco del 1º Tabor de Regulares en Cádiz

Por aquellos años se desataba la trágica e impopular Guerra de Marruecos, en la que miles de soldados españoles regaron con su sangre los áridos campos rifeños (Barranco del Lobo, Annual...). Muchos periodistas, fotógrafos, y también pintores, acompañaron a las fuerzas expedicionarias con el fin de informar sobre la carnicería que allí se estaba produciendo. Uno de ellos fue Bertuchi, que ya gozaba de una cierta fama como ilustrador; no olvidemos que las revistas ilustradas estaban en pleno apogeo, en una especie de edad de oro: Blanco y Negro, La Esfera, Nuevo Mundo, se superaban a la hora de mostrar las mejores fotografías y las más bellas estampas.

Proclamación de S.A.I. el Jalifa

El primer viaje de Bertuchi a Marruecos fue a Tánger, acompañando al intérprete oficial del general O'Donnell, Aníbal Rinaldi, a la sazón amigo íntimo de su padre. Después de este primer contacto con África vendrán otros muchos, hasta establecer su residencia permanente en aquel país. Así, poco a poco, casi de manera inadvertida, sus cuadros irán ocupando los despachos de los centros oficiales españoles.
María Pilar Queralt del Hierro, en unos apuntes biográficos del pintor granadino, afirma: "Con ello, iba entronizándose como pintor oficial del Marruecos español del siglo XX". Revistas y publicaciones de las tropas coloniales como África, Mauritania, Marruecos gráfico, Almotamid, Ketama o Marruecos turístico reproducirán en sus portadas carteles del pintor granadino llenos de motivos típicos de la zona: medinas, zocos, callejuelas, paisajes...




Definitivamente, Marruecos se convertirá en el escenario preferido de Mariano Bertuchi, en la fuente de su inspiración, pues es allí donde se aunarán la luz y el color de Málaga y Granada junto con el misterio y la belleza salvaje de los paisajes magrebíes.
En 1928, el pintor es nombrado inspector-jefe de los Servicios de Bellas Artes del Protectorado. Allí va a empezar a compatibilizar la pintura y su enseñanza junto con la dirección de las diversas instituciones creadas e impulsadas por su iniciativa: las Escuelas de Artes Indígenas de Tetuán y Xauen, la Escuela Preparatoria de Bellas Artes de Tetuán, y el Museo Marroquí de esta misma ciudad, población que fuera fundada por el granadino Al-Mandari. La huella que dejó tras su muerte fue tan honda que el Rey de Marruecos, Mohamed V, decidió que esos centros docentes continuasen con su labor después de alcanzada la independencia de su país.




Era tanto el prestigio del que disfrutaba Bertuchi, (ya era académico de la Real de Bellas Artes y de San Fernando), que la Dirección General de Correos, a la hora de buscar motivos para sus emisiones de sellos, se va a fijar en él. Ésta será la faceta más conocida del pintor entre los filatelistas.
En 1.947, como inspector de Bellas Artes del Protectorado Español, interviene en la restauración de palacio del Jalifa de Tetuán y de la fachada exterior del santuario de Sidi Ali bugaleb en Alcazarquivir.




El 29 de Julio de 1.948 se inaugura el Museo Marroquí dirigido por Bertuchi.
Mariano Bertuchi fallece en Tetuán el 20 de Junio de 1.955 a la edad de 71 años. Al día siguiente, y acompañado por un impresionante cortejo formado por su familia y las primeras autoridades civiles y militares del Protectorado, su cadáver es trasladado desde su domicilio en la Calle Generalísimo al cementerio católico de la ciudad.



En 1.956, un año después, Granada -su ciudad natal- le rinde homenaje mediante la realización en el Corral del Carbón de una exposición de su obra, descubriéndose una lápida que decía:
“En esta casa nacía el 6 de febrero de 1.884 el ilustre pintor don Mariano Bertuchi Nieto. Rinde homenaje a su memoria el Ayuntamiento de Granada y la Escuela de Artes y Oficios… Año 1.956”



NITO


NOTAS TOMADAS DE:
1/ Luis Morillo Vilches
“De la Sociedad Filatélica y Numismática Granadina”.
2/ El Faro de Ceuta: Diversos artículos.

.

8 comentarios:

Manuel Espadafor dijo...

Siempre admiré el dominio de la luz en su pintura, comparable a la de Sorolla, es cierto que es injustamente olvidado, pero no para la Murga y sus seguidores.

amontufogutierrez@gmail.com dijo...

Si señor un buen artículo como lo hablabamos ayer ciertamente siendo granadino no es muy conocido en Granada

Dani_Romero dijo...

Por suerte los que vivíamos en Tetuán, tenemos muchos recuerdos de su obra, carteles, sellos, cuadros, etc.. Y lo que mas admirábamos era su luz y su costumbrismo. Hace años la asociar ion La Medina hizo una exposición. On su obra. Yo pude admirarla en la Escuela de Tetuán donde fue Director. Un lujo

Ana SJP. dijo...

Bonito relato y muy bien relatado.
Un pintor, todo un genio.
Gracias por compartir

Ana SJP. dijo...

Muy bien relatado.
Gracias por compartir tus conocimientos

bertuchi dijo...

Le agradezco mucho su excelente comentario sobre mi abuelo.
Me gustaria que pudiéramos ponernos en contacto.
Mi email es Mariano.Bertuchi@gmail.com.
Cordiales Saludos, Mariano Bertuchi.

Bertuchi dijo...

Excelente artículo sobre Mariano Bertuchi, pero siento comunicarle que dos imágenes que ha escogido para ilustrar el comentario son falsas (la primera y personaje marroquí). En Google imágenes de Bertuchi se pueden encontrar muchas imágenes de Mariano Bertuchi y auténticas. Estas dos son falsificaciones por si no se había percatadao.
Un cordial saludo.

Bertuchi dijo...

Muchas gracias por retirar la imagen de "Personaje Marroquí". La primera imagen de la carga de Caballería desconozco a que obra pertenece. Así como la última de la Toma de Granada. Sabe Vd. si están expuestas para poder verlas fisicamente en algún sitio.
Un cordial saludo. Mariano Bertuchi. Mariano.Bertuchi@gmail.com