jueves, 1 de septiembre de 2011

CONVENTO DE SAN FRANCISCO, PARADOR NACIONAL.








El actual Parador Nacional de Turismo de la Alhambra se instaló en 1.954 sobre el convento de San Francisco, instituido por voluntad real en 1.494 sobre un palacio nazarí, el palacio de los Infantes de Muhammad III (1303-1.309) que también construyó la Puerta del Vino. Tras la Desamortización de Mendizabal y Maddoz los franciscanos abandonaron el monasterio en 1.835 siendo utilizado como cuartel en el siglo XIX, recuperándolo Don Leopoldo Torres Balbás de su ruina absoluta entre 1.927 y 1.936, convirtiéndose en residencia de Pintores paisajistas. Francisco Prieto Moreno lo excavó encontrándose el hamman del palacio musulmán y construyó una zona nueva, que es el Parador hoy en uso.

El Palacio musulmán seguía el esquema de palacio en forma de cruz como el del Generalife, era un palacio centrado por un patio alargado, atravesado por una acequia, que se encuentra actualmente en lo que era el claustro del monasterio franciscano. Tenía galerías porticadas y salas en sus testeros, de las que se conserva la Oriental, actualmente la conocida como Sala Árabe, junto al patio del claustro. También se conserva del palacio árabe un espléndido mirador en la crujía septentrional con vistas al Generalife, delante de dicho mirador se conserva una maravillosa cúpula de mocárabes como las que extendió por la Alhambra Muhammad V lo que nos hace suponer que este sultán modificó el palacio árabe , el arco de entrada y los arcos correspondientes a los tres lados restantes conservan inscripciones del lema nazarí y alabanzas a Muhammad V. Debajo de la cúpula se encuentra las tumbas provisionales de los Reyes Católicos, pues se enterraron en este lugar hasta 1521 en se trasladarón a la Capilla Real. Las yeserías se asemejan a las de las salas de las Dos Hermanas y de los Abencerrajes.
Tiene el palacio un bello baño, en bajo, excavado por Francisco Prieto Moreno en 1.949 cuando estaban construyéndose las nuevas estancias del Parador. Se hallaron todas sus salas en la excavación, sala del desvestimiento o del descanso (al-bayt al-maslaj), sala fría (al-bayt al-barid), sala templada (al-bayt al-wastani) y sala caliente (al-bayt al-sajún) y en algunas de ellas quedan restos de alicatados de varios colores.
Del convento quedan el claustro de dos plantas con arcos soportados por columnas de mármol. En la planta baja se han instalado salones y uno de ellos es la conocida como sala Árabe, restos del palacio musulmán. La acequia original nazarí atraviesa el patio del claustro. En la planta superior estaban las celdas de los monjes que son las actuales habitaciones del Parador. De la iglesia quedan la torre exenta y lo que era la nave pero sin la cubierta, el altar mayor estaba situado en el maravilloso mirador con sus mocárabes y las sepulturas regias, en las paredes están situadas lápidas de las personas que estaban enterradas en el convento también se conserva la entrada al compás del mismo.


Antonio Montufo Gutiérrez.

.


5 comentarios:

161803398874 dijo...

Buen artículo, Antonio.
He recogido a muchos clientes del Parador con el taxi, tanto huéspedes como comensales de su restaurante y todos salían encantados.

Yo me quedo con su enclave como algo inmejorable. No todo el mundo puede disfrutar de un lugar así dentro de un monumento reconocido mundialmente y el majestuoso bosque de la Alhambra a su alrededor.

Sin duda otra de las innumerables joyas que tenemos en Granada.

Felicidades.

Manuel Espadafor Caba dijo...

Buena aportación a la historia del patrimonio granadino, enhorabuena Antonio

Juan Gómez dijo...

¡Cómo me gusta leer tus cosas Antonio!
Pozo de sabiduría del que procuro beberme lo mas posible y mi capacidad puede.
La "Profe" de Historia de Granada del curso pasado nos habló de este tema y quedé, como casi todos los alumnos, inmerso en los "vayvenes" de esta sucesión de hechos en esa parte de La Alhambra que tu inigualable escrito confirma.
Enhorabuena. Espero seguir aprendiendo de ti muchos años más.
Juan Gómez.

Anónimo dijo...

Como siempre, Antonio, nos abres ésta pequeña ventana a nuestro patrimonio granadino que gracias a tu pasión por él y a tus conocimientos, nos lo muestras para que no olvidemos nuestras raices. Ya se echa en falta, después de dos meses de vacaciones,la visita del "Espacio del mes".Gracias por tu interés.
Mercedeslachica.

Nito dijo...

" E quiero y mando que mi cuerpo sea sepultado en el Monasterio de Sant Francisco que es en la Alhambra en la Ciudad de Granada... en una sepultura baxa que no tenga bulto alguno, salvo una losa en el suelo..."
(Manda que su cuerpo sea enterrado en el Monasterio de San Francisco de la Alhambra, que fue la primera fundación monacal de la ciudad tras su conquista).
-Testamento Isabel la Católica, hecho en Medina del Campo el 12 de octubre de 1504-

¡Quién le iba a decir a la Católica Reina, que su machaconería de ser enterrada aquí, salvó al monumento de la ruina en que llegó a encontrarse. Las sucesivas reformas del convento en los siglos XVI y XVIII dejaron inalterada buena parte de su primitiva construcción árabe que estuvo a punto de desaparecer al dejar de pertenecer a los Franciscanos. El conde de las Infantas evitó, con sus propios medios, la ruina total hasta otro machacón irredento como Gallego Burín consiguió que el Ministerio de Educación cediera el edificio a la dirección de Turismo y se construyera el Parador.
Recomiendo el libro “El Convento de San Francisco de la Alhambra: de cenobio a ruina romántica” de Juan Manuel Barrios Rozúa.