martes, 10 de noviembre de 2009

EL GARUM DE SEXI


Marco: ¡No te sorprendas

si te pones como un tigre..!

¡Tengo vino de Samos y garum

de Sexi para el festín de Kalendas !

Ya se sabía de la existencia de un pecio romano del siglo I de nuestra Era, a un cuarto de milla de la Punta de la Mona, y a 45 brazas de profundidad, entre el Roqueo del Gallo y las Peñas de Juan Barbero. Por mejor decir, solo quedaba en 2002 el maderamen de su poderosa quilla.

Lo que nadie podía imaginar es que una corriente submarina en chorro fortísima, dejara limpia de cieno y arena una profunda grieta sobre la que descansaba la podrida quilla del mercante, y que una vez barrido todo el material de relleno, dejara al descubierto una docena de ánforas intactas, además de restos de otra clase de cerámica, y que dentro de algunas de aquellas, se encontrara el tesoro mejor guardado del Imperio: La fórmula casi milagrosa del garum romano y para ser más precisos, del Garum de Sexi, que debió de ser ligeramente distinto al de Cartago Nova (Cartagena) y al de Bobastro (Cádiz) consideradas como las factorías más notables de salazón del Mar Mediterráneo.

1024

"El Majuelo" en Almuñécar

En manos de de los bromatólogos están las muestras que nos podrán decir con rigurosa exactitud, los componentes del producto y que se creían perdidos para siempre.
Se sabe que el mercante cargó uvas pasas y aceite en Malaca y garum en Xexi, por los sellos de las ánforas encontradas y que hacia la tornavuelta a Roma. Conjetúrase que tras zarpar de este último puerto granadino, vientos imprevistos y violentos debieron de hacerle colisionar, en los farallones del cabo y tras intentar salvarse ganando altura, se hundió sin remedio en 36º 42´57´´ N y 3º 43´30´´ W

1024
Placa en el parque del Majuelo (Almuñécar)

Pero ¿qué era el garum?

Copiemos a Petronio en su “Satiricón” en la que nos presenta la fórmula de Gargilio Marcial: "... En una vasija de aproximadamente 30 litros de capacidad se pone en el fondo una capa de hierbas olorosas: anís, hinojo, ruda, menta, albahaca, tomillo, etc.; luego otra de pescado en trozos: salmones, anguilas, sardas, sardinas, jureles, etc.; finalmente una capa espesa de sal, y así alternativamente. Se deja reposar siete días y durante veinte más se mueve todo. El jugo clarificado que sale del recipiente es el garum, cuyo principal productor era una compañía con establecimientos en la costa sur de España (Cartagena)"


NITO