martes, 28 de abril de 2009

PALACIO DEL PARTAL



Cuando salimos de visitar los palacios Nazaritas accedemos a unos hermosos jardines conocidos como el Partal o Pórtico formados por una serie de aterrazamientos con espléndidos jardines, albercas, ruinas, casas, un palacio y un pequeño oratorio, hoy nos vamos a centrar en el palacio conocido por Palacio del Partal o Torre de las Damas.
Los palacios de estos jardines son de los más antiguos de la Alhambra ya que fueron obra de Muhammad II (1272-1303) el conocido como Palacio del Partal Alto como dice Ibn Al-Jatib posteriormente modificado por Yusuf III (1408-1417) y que posteriormente fue la casa del Marqués de Mondéjar y Conde de Tendilla hasta que tras la Guerra de Sucesión fue cesado por Felipe V y dicho palacio quedó convertido en ruinas las cuales pueden verse en la actualidad como palacio de Yusuf III y el otro palacio de estos jardines, el palacio del Partal Bajo fue construido por Muhammad III (1303-1309) según el visir Ibn-Al-Yayyab en un poema de su Diwan pero será Ibn-Al-jatib en su Amal-al-Alám quien afirma que fue el que lo construyó.

En el siglo XIX pasó a ser propiedad privada, convirtiéndolo en viviendas, sufriendo reformas, desaparecieron los arcos laterales y el alero, se modificaron las armaduras y se destrozó, para adaptarla, dividiendo su altura interior para construir un piso, abriendo puertas y balcones y rompiendo su decoración. Fue adquirido en 1.886 por el alemán Arturo Gwinner, éste la cedió al Estado Español en 1.891 con la condición de llevarse a Berlín la cúpula, encontrándose en la actualidad en el Museo de Arte islámico. Hay una anécdota de este hecho y es que cuando vino a hacer la entrega de llaves dijo que le habían engañado porque la cúpula que se llevaba era la nueva quedándose en la torre la auténtica, tal era la perfección del carpintero que hizo la réplica.

El palacio consta de una galería y una torre con una hermosa alberca delante. En el lado sur de dicha alberca se colocaron en la década de los 20 los famosos leones del Maristán hasta que hace poco tiempo, acertadamente, se trasladaron al Museo de la Alhambra. Curiosamente Muahammad III quedó ciego y se ahogó en esta alberca.

Al oeste del Pórtico hay una pequeña torre, conocida como Torre de las Damas que crea una disimetría de bello efecto y desde las ventanas superiores hay una magnífica vista del Albayzín y demás palacios y jardines alhambreños. En el pórtico hay que destacar la valerosa restauración llevada a cabo por Torres Balbás que monta una trama rómbica de sebka que se recuperó sin recomponer la decoración, de la que solo queda un pequeñísimo resto en el primer arco. En 1958 Prieto Moreno sustituye los pilares que soportaban los arcos del pórtico por una réplica moderna de columnas nazaritas.

.
Antonio Montufo Gutiérrez
.