martes, 3 de marzo de 2009

NUESTRO CANTAR DEL MIO CID

.
Ya cabalgan apriesa, ya aflojan las riendas.

Al salir de Vivar, tuvieron la corneja diestra,

y entrando en Burgos, tuviéronla siniestra.

El Cid se encogió de hombros y meneó la cabeza.

En estos versos al Campeador iba yo pensando, mientras el autocar se deslizaba a través de las llanuras mesetarias envueltas en la neblina, rotas acaso por serpenteantes hileras de chopos y olmos que festonean el Arlanza. Cualquier altura soporta un nido de cigüeñas y grajos y cornejas picotean por el escarchado campo… De pronto, un seco impacto contra el parabrisas, nos sobresalta a todos: Una corneja tuvo un mal día hoy y casi nos lo da a nosotros. Afortunadamente astilló el cristal por la parte de abajo y no impedía la visión del conductor. -Es decir, que al entrar en Aranda “la corneja tuvimosla siniestra…”

Pero como Dios ayuda a los suyos y no al sarraceno, ya en la plaza mayor la tuvimos diestra, diestrísima: Nos reciben Pepe y Jesús, profesores de Media jubilados y amigos de uno de nuestros viheos turistas. -“No vamos a permitir que os marchéis sin conocer nuestra bodega, así que despedid al guía y dejaos de visitar iglesias...”

Que Aranda tiene en su Plaza del Grano, siete kilómetros de bodegas y silos subterráneos lo saben hasta los gatos.

Que la mayoría estaban hundidas y abandonadas y que la gente las está comprando y recuperando, constituyéndose en peñas y sociedades culturales, ya lo sabemos solo unos pocos.

La de Pepe y Jesús tiene unos 150 metros de longitud, dos niveles (entre 10 y 15 metros de profundidad) y un pozo. Son unos 120 socios y sus juergas allí son proverbiales…


Los viheos golismeandolo tó


NITO

No hay comentarios: