sábado, 1 de diciembre de 2007

EL ÚNICO FÓSIL VEGETAL VIVIENTE
¡Ya me vale, ya...!
Entre que, vosotros a lo vuestro y yo por esos pagos soñando otoños, ¿quien vigiló a nuestro bicentenario Biloba...? -Seguro que este año el pobre "otoñeció" sin el calor de nuestra despedida.
Al contrario que el viento, yo sí imagino la tristeza de sus ramas y sí imagino la desbandada de sus hojas...
Qué suerte tendrá Granada, cuando dentro de algunas décadas, otoñeen los cientos de Ginkgos plantados ahora por San Juan de Dios, Gran Vía y Constitución: Ya no se sentirá tan solo nuestro emblemático árbol de los Cien Escudos. El árbol que inspirara a Elena Martín Vivaldi la sublimación de los amarillos.
Nito