domingo, 11 de noviembre de 2007

¡Mirad lo que he encontrado huroneando por esas webs de Dios...!

¡Nada menos que un poema manuscrito por el mismísimo Goethe...! Sí, aquel Wolfgang von Goethe (1749 – 1832) novelista, dramaturgo, poeta, científico, geólogo, botánico, anatomista, físico, historiador de ciencias, pintor, arquitecto, diseñador, economista, director de teatro, filósofo humanista y, durante diez años, funcionario del Estado deWeimar...

Lo que me emocionó, no fue el poema -escrito en alemán y que, como es de suponer no entiendo ni papa- sino las hojas otoñales que su autor pegó al final, seguro que para darle más énfasis al mensaje que quería transmitir.
Como seguro estoy, también, que mis sufridos lectores de La Murga ya han identificado al árbol que tales hojas porta.

Nito